España, Catalunya, y las reformas

catalunya-espana[1]

Con este post quiero mirar de matar dos pájaros de un tiro, primero hablando de la moción de censura que plantea Unidos Podemos, y segundo dar un explicación para cada uno de aquellos que siguen preguntándome porque quiero que Catalunya se independice.

Empezando por la moción de censura, decir que es una completa perdida de tiempo. Estamos cansados de falsas promesas de las que no se salva ningún partido, NINGUNO, incluido quién presenta la propia moción, Unidos Podemos, diluyendo sus inicios radicales a lo políticamente correcto, terminó matando lo que la hacía diferente y capaz de dejar la España rancia atrás de una vez por todas. A su favor en cambio, debo admitir que es el único partido español actualmente de izquierda, cosa que hace tiempo renuncio a ser el PSOE, más preocupado por robarle el liderato de la derecha a Partido Popular y Ciudadanos.

España es irreformable, no porque no se pueda, si no porque no quiere reformarse, y lo peor es que arrastra a aquellas comunidades que si quieren, pero no pueden, debido a que carecen de estructura de estado, y aquí es donde entra Catalunya.

Catalunya quiere reformarse, lo demuestra tan sólo el echar un vistazo a la composición de los partidos políticos en el Parlament, donde la izquierda domina en mayor o menor medida, ya sea en coalición o no, además de ver como el PP es un partido marginal, a la sombra de la “nueva” derecha, erigida sobre una cara bonita que tan sólo se dedica a rebuznar consignas nacionalistas más que escuchadas y repetidas hasta la saciedad.

Que si el 3%, que si también hay corruptos, etc, etc.

Los mismos argumentos una y otra vez, pero eso sigue sin cambiar el hecho de que Catalunya sigue queriendo reformarse, y España no. La mejor forma de reformar España sería dejando a cada “comunidad” por su cuenta, llegando a acuerdos puntuales en temas de interés general. A partir de que cada uno de nosotros empezase a preocuparse de barrer patio propio, y de sacarnos nuestras propias castañas del fuego, veríamos en que fallamos, en que hemos mejorado, y en como podemos hacerlo aún más, y entonces sí podríamos plantearnos el hecho de hacer un plan en conjunto. Igualmente es algo que nunca va a suceder claro, porque vuelvo a repetir, España no quiere reformarse, sigue viviendo de los errores de un pasado a los que lleva anclado desde que algún visionario le dio por poner bajo la “bandera” de España, todas las diferentes realidades que ocupan la península ibérica.

No sé si en el futuro pueda cambiar la situación, cosa que no creo probable a corto-medio plazo, en todo caso espero no tener que hacer otro post de este tipo para venir a comentar lo mismo.

La diferencia a ojos vista es esa, Catalunya quiere cambiar, España por desgracia, no.

Anuncios

SEPE/SOC, así va a ser que no

logo_soc[1]

Voy a explicaros una experiencia personal, para nada pretendo que la toméis como una verdad absoluta, ya que no todas las situaciones ni sensaciones son iguales, ni tampoco todas las personas.

El caso es que esta mañana me dirigí al SOC (Servei d’Ocupació de Catalunya), el equivalente a la oficina de empleo de cualquier otra comunidad, con una carta donde se me comunicaba que poseían una oferta de trabajo de la cuál querían informarme; y aquí llega mi primer cabreo. Se me comunicaba que si hacía caso omiso de esa carta podía incurrir en una sanción o en la pérdida de la ayuda o prestación, que es ahora mismo lo que estoy recibiendo. O sea, te obligan a ir bajo amenaza velada (o directa como yo me la tomé) a que te den información sobre dicha oferta.

Después de tranquilizarme un poco, pero oliéndome lo que sería esa supuesta “oferta” voy, diciéndome que total no pierdo nada, y tal vez si que consiga lo que es la oportunidad a un puesto de trabajo.

Tras tres cuartos de hora de reloj esperando, lo que me temía, la susodicha oferta no es más que la participación en una sesión informativa, que a su vez da opción a una formación que podría o no derivar finalmente en un trabajo. Segundo cabreo, fundado en su caso, ya que me he visto en dos situaciones similares para terminar de la misma manera, ocupando de nuevo un puesto en las listas de desempleo. Pero bueno, me digo, oye, vamos a intentarlo.

Tras consultar dicha información con una superior, ya que la mujer que me atendió no tenía ni idea de que trataba en sí dicha “oferta” (toma ya), me empieza a rellenar por ordenador una invitación a la sesión informativa para el día 19 (hay dos sesiones 19 y 26 según escucho que le dice su jefa, pero que a mí me de el 19). Total, que digo que sí, pero al poco de ir rellenando el formulario, recuerdo que tengo un asunto personal que no puedo derivar en ninguna otra persona, se lo comunico a la mujer,  y de primeras ni si siquiera hace intención de hacerme caso, tras repetirlo, me dice:

  • Entonces no te interesa.
  • Si me interesa, pero ese día no puedo.
  • Bueno, pues entonces nada.

En ese momento, se levanta, rompe la invitación que había preparado he incluso me aparta el folleto informativo que le había traído su jefa. Ni siquiera se plantea el ofrecerme el día 26, se desentiende completamente de mi situación, y yo ante ese caso ni me planteo el preguntárselo, me limito ha pedirle un folleto que me da a mala gana, y me largo de la oficina.

¿Que haces ante una situación así? ¿Que haces cuando no dices a todo lo que te ofrecen, sí? ¿Simplemente te cabreas y mandas todo a la mierda?

Sinceramente la situación laboral en este país ha degenerado de tal manera, que parece que en vez de querer buscarte un trabajo que se adapte a tus habilidades, te reciben a base de acoso y derribo simplemente para mejorar sus estadísticas oficiales, o al menos esa es la sensación que tengo. Con estás prácticas, y con la amenaza de dejar de prestar ayuda de cualquier tipo, inducen a la gente a tomar cualquier tipo de oferta, sea beneficiosa o no para su situación por miedo a perder esa ayuda o soporte, y eso jamás puede ni debe ser el caso.

Hay gente que necesita trabajo urgentemente por su situación personal, está claro, pero yo soy defensor de que no se puede aceptar un trabajo a cualquier precio, porque con ello contribuimos al precarización laboral, a la especulación, y en definitiva a denigrar nuestros derechos como trabajadores/as. Y si, sé que suena muy bonito dicho así a través de la red, y sin tener en cuenta muchas de las situaciones que debéis vivir, pero lo digo con conocimiento de causa.

En todo caso, ya no es un problema de calidad laboral, si no de que la propia gente que debe ayudarte a encontrar estabilidad laboral y por ende personal, no tiene en cuenta las implicaciones o los problemas personales que pueda tener la persona que se acerca a ellos en busca de ayuda.

Para finalizar, vuelvo a repetir que esta es mi experiencia personal, y como tal debe ser tomada.

En España huele a muerto

los-miserables

Llevo tiempo queriendo escribir esto, pero sinceramente, es tanto el hastío que me produce este tema, y el cabreo de escuchar las mismas mentiras cada día (y que vosotros/as mismos/as ya conocéis) que no encontraba el sentido de escribirlo.

Pero finalmente llegó el día, y aunque sea tan sólo para plasmar mi opinión y organizar un poco mi mente, no está de más dejar por escrito lo que pienso.

España está podrida hasta la médula, por si alguno lo dudaba, yo se lo confirmo. Este país no tiene solución si no es derrumbándolo completamente y volviéndolo a construir como debió ser hace mucho. Y es que poco es lo que os pueda contar o enseñar que no sepáis ya.

Que salga un presidente de un país diciendo que todo va de puta madre, y que ha comenzado el crecimiento, cuando ves cada día como la gente sigue pasando hambre, aun teniendo trabajo, si no es un crimen que baje cualquier dios que exista y lo vea.

Que se presenten en el hemiciclo o frente a un estrado, y tan felizmente te mientan a la cara, diciendo que no es tan mala la situación, es de criminal de guerra, asesino, o cualquier otro calificativo que se te ocurra para el supuesto garante de nuestro bienestar.

Cuando te obligan a pasar por el aro de una supuesta mayoría que no representa a la totalidad de la población, y encima te prohíben quejarte por ello, manifestarte, o votar en contra de sus decisiones, tildándote de criminal o terrorista, deja de ser una democracia para convertirse en una dictadura encubierta.

Te dicen que eres libre y que puedes decidir, pero luego resulta que sólo decides cada cuatro años y en lo que a ellos les interesa, y cuando hablas demasiado alto en contra, tu “libertad” deja de ser tan clara.

Convierten la justicia en un instrumento de estado, y te dicen que es igualitaria para todos, y al final sólo ves entrar en la cárcel a los “tuyos” y no a los “suyos”.

Defienden el derecho a que la gente decida su forma de vivir en otros países, pero si es en el tuyo, sólo puedes acatar no decidir.

Se dicen defensores de una España plural, y luego los ves manejándolo todo desde Madrid, y utilizando los juzgados para limitar el tan celebrado autogobierno autonómico.

Tienen sensibilidad por las diferentes lenguas del estado, y luego resulta que las vetan en cualquier otro lugar. incluida tu propia comunidad en ocasiones, cuando tienes el derecho a que te atiendan en ella reflejada en la sacrosanta e inmutable a ratos, Constitución Española, sin contar que debes terminar sintiendo vergüenza por hablar tu propia lengua según quién rebuzne en los edificios estatales.

Debes sentir lastima y guardar un minuto de silencio por una senadora corrupta, pero nadie guarda silencio por las cientos de personas que mueren o pasan penurias por una política criminal en contra de tu supuesta gente.

Llega un momento que de tanto decir mentiras te las terminas creyendo, pero es que esta gente no únicamente sabe que miente, si no que les da igual, proceden de un linaje de ladrones, corruptos, y asesinos, y la bien fingida democracia les ha servido para refinar un tanto sus métodos.

Es más, hay una gran parte de la población, que se ha dejado enajenar por vivir lejos de la realidad, por la falsa sensación de seguridad que les ofrecen, o simplemente por ignorancia, creyendo realmente que esta gente esta preocupada por nuestro bienestar, cuando lo que realmente les preocupa es ir ordeñándonos poco a poco hasta morir, y mirar de controlar las quejas por cualquier medio, incluida la violencia si llegase el caso.

¿Y realmente esta gente no son considerados antisistema? Nos privan de educación de calidad, juegan hasta matarnos con nuestra salud, vuelven contra nosotros a la justicia que debería protegernos.

¿A que esperamos para reaccionar?

Una pregunta sin respuesta, pero vigente cada día que me levanto y veo con cuanta mierda convivimos sin apenas alzar la voz, y si lo hacemos, somos tan gilipollas que la levantamos contra alguien que esta igual de jodido o peor que nosotros.

Sinceramente cada día uno se levanta teniendo menos motivos para ser optimista, en una sociedad que parece querer morir poco a poco, pero llevándose al máximo de personas posible por delante.

Cada vez queda más claro que la humanidad sólo responde en casos extremos, y esperemos que en esta ocasión no tengamos que lamentar tantas víctimas como antaño antes de volver a despertar.

Pero sinceramente, es una dinámica de mundo que ya cansa de repetir, tarde o temprano el universo se hartará de una vez de nosotros y nos mandará a la mierda con toda la razón. Vivimos en un mundo hipócrita donde nos quejamos de lo que hace el vecino, pero no movemos ni un dedo por cambiar nada, y en el cuál yo también me incluyo desgraciadamente.

No pretendo cambiar nada con esta opinión, simplemente me importa poco si llega a ti, o si te hace reflexionar sobre ello, porque a mi no debes convencerme de nada, tienes que convencerte a ti mismo, y juzgar si lo que haces es lo correcto y si podrás ser feliz con ello.

Orígenes profanados

Jimmy-Olsen

Para iniciar esta entrada, y como siempre hago, quiero dejar bien claro que no tengo nada en contra de los actores y actrices afroamericanos/as o de cualquier otra raza. Dicho esto, comencemos con el tema de esta entrada.

Hace unas horas leía la noticia que la actriz juvenil Zendaya, conocida sobretodo por su participación en la serie Shake It Up de Disney Channel, había sido la elegida para protagonizar como Mary Jane Watson, la nueva película de Spider-Man en su ingresó en el universo cinematográfico de Marvel.

No dudo de las capacidades como actriz que pueda tener Zendaya, pero últimamente, y tras la presión constante de varios actores y actrices afroamericanos sobre la escasez de personajes principales que recaen en sus manos en la meca del cine, se viene dando el caso especialmente en el entretenimiento superheroico, el cambio de raza de varios personajes, en muchos casos principales e importantes.

Tenemos el caso de Idris Elba con Heimdall en Thor, Samuel L. Jackson como Nick Fury en Los Vengadores, Michael B. Jordan como Johnny Storm en Los Cuatro Fantásticos, Candice Patton como Iris West en The Flash, Mehcad Brooks como Jimmy Olsen en Supergirl, Will Smith como Deadshot en Escuadrón Suicida, Kiersey Clemons como Iris West en la futura película de Flash, o la ya mencionada Zendaya como Mary Jane Watson en Spider-Man (si me dejo alguno podéis dejarlo en comentarios).

Todos personajes caucásicos, donde destacan sobremanera el caso de Idris Elba interpretando a un personaje ambientado supuestamente en la mitología nórdica, donde los nórdicos precisamente no son muy conocidos por tener la tez oscura. En el caso de Samuel L. Jackson se rebajó la tensión convirtiendo el personaje en los cómics en un agente afroamericano, originalmente caucásico también. El caso más flagrante seria el de Iris West donde hasta dos veces será interpretada por una actriz afroamericana.

Otro detalle llamativo es que tres de los siete personajes aquí descritos (cuento a Iris como una), son pelirrojos, Iris, Mary Jane, y Jimmy Olsen. Entonces si es racista quejarnos por la elección de estos actores y actrices por su color de piel no siendo fieles al material original, ¿no se podría acusar de racista también a estos directores, guionistas, productores, etc, por descartar a actores y actrices pelirrojos para los papeles?

Por mucho que lo quieran pintar así, no es una cuestión de racismo, si no de respeto por unos personajes con los cuáles ha crecido mucha gente; y llegada la hora de poder verlos en acción tienes que adaptarte a unos actores y actrices, que no puedes llegar a asociar del todo con los personajes que tienes grabados en la memoria tras tantos años de lectura.

También es curioso el hecho de que nadie de la comunidad afroamericana (al menos que yo sepa) haya dicho nada sobre ello, en cambio no tardan en salir a la palestra cuando sucede el caso contrario. Ya que quién se imaginaría a un Luke Cage, Pantera Negra, o el Linterna Verde John Stewart caucásicos, por mencionar algunos de los más conocidos.

Señores y señoras de la industria cinematográfica, dejen de jugar con la memoria de la gente que creció leyendo las aventuras de todos estos superhéroes y superheroínas, y sean fieles al material del cuál se basan, para hacer las maravillosas películas y series que hacen.

El mundo en el que vivimos (Subida original 18/05/14)

maxresdefault

Parece mentira si miramos a nuestro pasado con que ganas abrazamos la libertad política y democrática tras largos años de dictadura, para vernos inmersos de nuevo en una política dictatorial encubierta, donde desgraciadamente el poder y el dinero han pasado por encima del ciudadano.

Un ciudadano que realmente debería tener el derecho a decidir sobre el gobierno de su país, y no convertirse en una mera comparsa del sistema democrático actual, que a cada día que pasa menos de democrático tiene.

¿Donde se encuentra la conciencia moral en estos tiempos que tanto se necesitan? ¿Cuánta gente más ha de morir por no poder pagar su casa o sus facturas, o simplemente no poder alimentar a su familia decentemente?, se habla de recortes pero, ¿recortes para quién? No veo por ejemplo al señor Emilio Botín pasando apuros económicos, cuando el banco que preside junto a muchos otros bancos, son los culpables de conceder créditos de índole dudosa y moralmente despreciables, que en vez de ayudar ahogan al ciudadano con intereses y plazos que por las circunstancias actuales les impide devolver lo prestado. He aquí un nuevo sistema, bienvenidos al capitalismo agresivo.

Se recorta en educación, en sanidad, y justicia, aparte de en muchos otros servicios sociales NECESARIOS, y al mismo tiempo, también se pide que la sociedad siga ayudando y apoyando al gobierno ¿de verdad no veis las contradicciones de lo que pedís? Mientras la clase política pide un ajuste del cinturón a los ciudadanos, no los veo a ellos muy congestionados por tener que apretárselo, ¿qué clase de político pide a la persona que le ha votado algo en lo que no da ejemplo?

Ciertamente me niego a creer que los políticos no sean receptivos a los cambios que están haciendo, simplemente se tapan lo oídos y esperan a que escampe el temporal. Un temporal que afecta sobre todo a la clase media-baja, que son los que han votado para tener a esas cuatro ratas sentadas en sus asientos. Porque señores políticos, no se olviden que a los mismos que les están recortando sus derechos y necesidades, son los mismos que cada cuatro años han de votarles, cosa que nosotros los ciudadanos también deberíamos recordar.

¿Cuántos desahucios más deberemos vivir? ¿Cuánta gente más deberá verse abocada a la pobreza? ¿Cuántas personas deberán renunciar a su salud? ¿Cuándo reaccionara de verdad la clase política y ciudadana? Ciertamente no tengo respuesta a este aluvión de preguntas que al igual que mucha gente me hago constantemente. Es triste ver como los valores humanos son constantemente pisoteados por reunir más dinero y poder, ¿realmente creen que podrán llevárselo a la tumba cuando mueran?

No sé qué pensar…, tal vez me embarga el desanimo ante una situación que no parece tener fin, o tal vez sea la nueva noticia que acabo de leer sobre el suicidio de otro desahuciado, lo que tengo claro que en la actual clase política no vamos a encontrar fin a la situación, quizá tan solo en nosotros mismos y en nuestros semejantes consigamos finalmente llegar a una solución.

La segunda enmienda (Subida original 18/05/14)

gun-1218708_960_720

En momentos como el ocurrido en una escuela de Connecticut en Estados Unidos con veinte niños asesinados, no deja de venirme a la mente la estúpida segunda enmienda norteamericana venida de una época (la revolucionaria) en la que tal vez tuviese sentido, pero en que en la actual época queda anticuada y claramente obsoleta.

No puede ser que con un sistema policial y militar moderno, los estado-unidenses se sientan más seguros portando ellos mismos un arma, que dejando que sean los cuerpos policiales entrenados los que se encarguen de su seguridad. Tal vez tienen otras motivaciones que yo no siendo ciudadano de su país no llegue a entender, y que su confianza en los cuerpos policiales no les dé una garantía del cien por cien, pero lo que tengo claro es que por muy libre que puedas estar de enfermedades mentales, o drogas, o antecedentes penales, eso no tiene que ser un motivo válido para hacerte apto a llevar un arma.

Ciertamente no son las armas las que matan sino la gente que ahí tras ellas, pero cuando tú consigues un permiso de armas para tu hijo recién nacido, es síntoma que en algún estamento de tu gobierno algo falla. No sé si será la educación, la cultura, o simplemente la vida cotidiana en la que te ves envuelto, pero me niego a creer que la cultura de las armas y a raíz el de la violencia, sea un método válido para criar a la juventud que en un futuro debe llevar las riendas del país. Ante esta situación ¿qué puedes esperar del futuro de los Estados Unidos?

Con esta anticuada enmienda se está fomentando la lenta y progresiva destrucción de un modo de vida histórico y cultural, ¿donde está en todo esto la “Tierra de las Oportunidades”?

Ciertamente en esta situación unos son más culpables que otros, uno de los principales culpables es la industria armamentística, ya que no quieren perder su tanto por ciento en el negocio y más siendo el líder capitalista mundial por excelencia. Pero a parte de ellos también se encuentran las personas que fomentan el derecho a portar armas, ya que nunca jamás deberías dejar que una ley te limite u obligue hacer algo sobre tu propia conciencia, por mucho derecho que tengas a ella. Y en estos momentos y después de tantos muertos que dejas atrás no hoy, sino todos los días, meses y años anteriores, tu conciencia te está indicando claramente que no estás tomando la decisión correcta.

Esta es simplemente mi opinión, y puede o no, ser la correcta dado que vivo en otro país y cultura de diferente índole, que no digo que mejor o peor, pero claramente opino que este tipo de derechos basadas en leyes o enmiendas obsoletas deberían revisarse, y en el caso de ser necesario deberían ser actualizadas o erradicadas completamente, no solo por nuestro bien, sino por el de nuestros hijos e hijas y su futuro.

Crisis (Subida original 18/05/14)

crisis-1276276_960_720

Antes que nada aclarar como digo más abajo, que esta es una opinión personal, no representa ni a un individuo en particular, ni a ningún colectivo. Más que nada es una sentimiento que me corroe desde hace varios días, y que tan solo veo agravarse por momentos. Tan solo tomadlo como un mero desahogo, y ciertamente comentad lo que os plazca, siempre que sea desde el respeto. Gracias.

Aarón

Se habla de unión, se habla de no querer destrozar un país, se habla de sentimientos, pero cada vez que navego por internet me queda más claro que poco me importará una separación.

¿Por qué debo dejar que una persona de Cádiz (por poner un ejemplo) me ande insultando y faltando el respeto?, no solo a mi sino a todos mis conciudadanos, por aquellos que si quieren separarse. Y en todo caso quienes son ellos para insultar también a los que quieren la separación, ¿tanto hemos perdido a nivel cultural, que la única manera que tenemos para defender nuestras ideas son los insultos?

Ciertamente yo no me considero de ningún bando, pero cada día que pasa, y leo más y más comentarios de gente que en vez de argumentar y dar su opinión, insulta, me dan más ganas que la separación siga adelante. Si tanto nos quisieran, no nos andarían insultando y vejando continuamente en las redes, y yo no tendría este sentimiento de impotencia, ante una realidad que la gente no quiere comprender, y es que cada uno tiene derecho a decidir su destino. Se puede argumentar y llegar a acuerdos, que es lo que yo más querría, pero siempre están la panda de “borregos” de turno, que lo único que harán es echar más leña al fuego, y con eso, harán crecer aún más el sentimiento de rechazo que muchos de mis conciudadanos sienten. Si hay algún despistado que no entiende a lo que me refiero y lo sospecha, se lo confirmo.

Sí, me estoy refiriendo a Catalunya, y al conflicto ficticio que muchos se empeñan en enaltecer, que quede claro que tan solo expongo mi opinión, no pertenezco a ningún grupo ni colectivo, tanto defensor como detractor, pero ciertamente duele leer cosas de gente, que ni siquiera se molestan en conocernos, y se creen con el total derecho de dirigir nuestras vidas como se les antoje a base de amenazas.

Y desgraciadamente quienes más nos tendrían que ayudar a dirimir nuestras diferencias, que son la clase política, son los que más están ayudando a que nos alejemos más y más. Yo no quiero una separación, pero tampoco quiero una unión basada en insultos y vejaciones, y probablemente deberán pasar muchos años aún para que cambie algo en este país, desgraciadamente.

Es una sentimiento honroso el querer defender tu tierra, pero cuando te rebajas a tener que defenderlo con insultos y vejaciones, pierdes todos los valores que quieres ofrecer de él, y lo único que haces es abrir una brecha la cual nos separa, y no nos ayuda, ni a ti, ni a mí. Así que antes de querer defender algo, infórmate bien sobre ello, lee la historia de cada bando, y ante todo dialoga, seguramente no llegareis a un acuerdo, ni a crear una amistad, pero al menos no perderás ni tus valores, ni tu dignidad.